Conoce los síntomas de estrés en los niños

Para los adultos puede resultar difícil creer que los niños también se estresan, en magnitud y por circunstancias distintas, incluso desde pequeños, pueden enfrentar este estado. Los padres deben estar atentos a los síntoma para ayudarlos a sobrellevarlos, pero sobretodo conversar mucho con ellos como manera de desahogo.

Se debe tener presente que hay situaciones que los niños no pueden entender y menos controlar, hechos que puede causarles malestar que van desde irritación, ansiedad, temor y hasta depresión. Lo importante es no dejar pasar los síntomas para evitar que el estrés infantil se convierta en algo crónico.

Estos son algunas de las señales que pueden avisarnos que nuestro pequeño está enfrentando una situación de estrés.

  • Problemas para dormir
  • Cambios en el apetito (comer poco o con profusión…)
  • Diarreas frecuentes
  • Bajo rendimiento escolar
  • Incremento o disminución de la actividad física
  • Cansancio o fatiga
  • Apatía, pasividad
  • Problemas para relacionarse con otras personas
  • Irritabilidad
  • Tristeza

¿Qué puede causar estrés?

Son muchas las razones, pero las más frecuentes pueden estar relacionadas con la separación de los padres, la carga escolar, cambio de colegio, inicio de clases, el acoso escolar, llegada de un nuevo miembro en la familia, peleas entre los padres o la enfermedad de unos de los miembros de la familia. También estar en un entorno donde solo se escucha noticias negativas o perturbadoras o estar expuesto a una televisión tóxica. Hay niños más susceptibles que otros.

Se trata de situaciones en los que los padres deben mantener permanentemente comunicación con los niños y estimularlos para que estos se expresen y sepan que son considerados.

En los casos que se agraven los síntomas en el niño o afecten su salud de manera significativa habrá que acudir a un especialista, ya que podría existir otros factores físicos implicados.

Extraído de Bebés y más 

2016-12-03T10:06:16+00:00

Deje su comentario