fbpx

Aprender jugando y riendo, una utopía para los adultos, pero para los menores algo innato, algo serio, algo trascendental, el medio para desarrollar diferentes habilidades.

Llamamos estimulación temprana a toda aquella actividad de contacto o juego con un bebé o niño que propicie, fortalezca y desarrolle adecuada y oportunamente sus potenciales humanos. Tiene lugar mediante la repetición de diferentes ejercicios sensoriales que  van en aumento según la edad; proporcionando al bebé, niño o niña,  una sensación de seguridad y goce que amplíe la habilidad mental. Esto facilita el aprendizaje, ya que desarrolla destrezas a través del juego libre, del ejercicio, de la curiosidad y de la exploración de la imaginación. Recordemos que su objetivo es aprovechar el potencial que cada niño tiene, no obligarle a que aprenda algo.

Rochi 12