fbpx

Mg. María Teresa Arroyo

Durante los primeros meses de vida de nuestros hijos,  nos dedicamos  primordialmente a sus cuidados básicos, por ejemplo; nos preocupa su alimentación, su aseo, su salud, y su desarrollo físico y mental. Sin embargo, muchas  veces en medio de tantas demandas, dejamos de lado la estimulación del lenguaje, quizás esperando que  las primeras palabras aparezcan alrededor 9no y 12avo mes como por arte de magia, olvidando que para ello, primero tendrá que haber superado una serie de etapas que  lo prepararán para  las tan esperadas palabras: “papá” o “mamá”.

Recomendaciones:

A continuación  ofrecemos algunas recomendaciones que facilitarán  el desarrollo del lenguaje antes de la emisión de las primeras palabras, las mismas que nos permitirán detectar y/o  evitar posibles dificultades posteriores:

Primer mes el llanto será la principal forma de comunicarse, producirá sonidos simples y gritos. Lo escucharás pronunciar las  vocales “a”, “u” y emitir sonidos al succionar el dedo o al alimentarse. Durante este primer mes será fundamental  que mientras lo bañas, lo cambias o lo alimentas le hables cariñosamente, juegues con él y lo  acaricies, llamándolo por su nombre en cada una de las actividades que juntos realicen.

 Segundo mes el bebé empezará hablar su propio lenguaje: “gorjeo”.   Debemos reforzar sus sonidos guturales, haciendo preguntas adicionales, por ejemplo: si tu bebé emite algún sonido le diremos ¿sí?, ¿verdad?, ¿qué dice el bebé?, háblale utilizando palabras cortas. Le cantaremos canciones con movimientos corporales. Cada vez que le hables hazlo en un tono  suave y afectuoso, y permanece frente a él  sonriéndole. Permite que toque tu rostro, y cuando lo haga dile “esta es mamá, tu mamá”

Tercer  mes el bebé balbucea y hace gárgaras, cuando está solo y tranquilo, emite sonrisas, sonidos y risas. Lo veremos jugar  con los órganos que intervienen en la emisión del lenguaje (lengua, cuerdas vocales) como respuesta a las palabras que les decimos. Su llanto se volverá diferente para el sueño y el hambre.

Cada vez que realicen  alguna actividad cotidiana, repite en voz alta lo que haces, por ejemplo: “Ahora mamá va  darle la leche al bebé, mmm… qué rico!”

Cuarto mes  el bebé emite sonidos como “agu” al escuchar la voz de su mamá o su papá, además ríe fuerte y largamente. Vuelve su  cabeza y sus ojos buscan a la persona que habla, se encuentra interesado en hacer nuevos sonidos e imitar varios tonos de voz. Le puedes recitar rimas o versos pequeños, además  varios miembros de la familia le pueden entonar  una misma canción.

Quinto mes ya emite  los sonidos de las vocales así como  los de la “p”, “m”, “b” y dirá: pa, ma, ba. Lo verás crear una serie de sonidos que indicarán su estado de ánimo. Imitará sonidos y movimientos voluntariamente.  Puedes taparte la cara con una tela o una hoja de papel y dile: “si quieres verme háblame”; destápate ante cualquier sonido que emita. Establece diálogos durante cualquier actividad. Repite todos los sonidos que tu bebé emite.

Sexto mes cambiará el llanto por chillidos. Aumenta la expresión de monosílabas como “ma, mu, ba, be”. Emite sonidos ininteligibles,  reacciona ante ciertas palabras y estará en la capacidad de pronunciar todas las vocales. Será importante que le pronuncies monosílabos como “ba, ja, pa, ma” y luego con ellos  formes palabras como ”pa-ja”, “ba-ja”, etc. Señálale las cosas por su nombre completo, pronunciándolas correctamente.

Séptimo mes  continuará con su balbuceo pero con entonación, repite sonidos, imita ruidos y puede  vocalizar sílabas pero sin aún darles un significado real. Llama al niño por su nombre, da palmadas, enciende la radio, haz sonar una sonaja y busca que tu bebé encuentre de donde sale el ruido. Con ritmo y movimientos de la cabeza, indícale el significado de “sí” y “no”. Pídele que te entregue su juguete favorito, diciéndole “dame”

Octavo mes  continuará repitiendo  sílabas. Emitirá palabras por imitación, repite palabras como papá, mamá y bebe. Alábale cada vez que repita una sílaba varias veces o cuando combine dos sílabas diferentes. Comienza  a mostrarle dibujos de animales, emitiendo el sonido correspondiente para cada uno.

RECUERDA: Si tu bebé no emite sonidos, no balbucea, parece no escucharte ni tener intención de comunicarse a través de la mirada, debes consultar un especialista lo más pronto posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *