fbpx

Cuando el médico especialista le informa a la madre o padre que su hijo tiene el trastorno del espectro autismo (TEA), surgen comprensivamente dudas y preguntas. ¿Cómo tener la certeza del diagnóstico? ¿Puede que el médico esté equivocado? Si bien la experticia médica es vital, también existen pruebas certificadas para que junto con un minucioso estudio interdisciplinario, se haga el descarte.

La Escala de observación para el diagnóstico del Autismo, (ADOS-2, por sus siglas en inglés) es uno de estos instrumentos. ¿Y de qué trata?

El Instituto Médico de Lenguaje y Aprendizaje (IMLA) explica que el ADOS-2 es una evaluación de la comunicación, la interacción social, el juego o el uso imaginativo de los materiales y las conductas restrictivas y repetitivas. Se aplica a niños, jóvenes y adultos.

La prueba consiste en desarrollar un conjunto de actividades que permiten observar si ocurren o no determinados comportamientos considerados importantes para el diagnóstico en distintos niveles del desarrollo y edades cronológicas del niño.

El ADOS-2, en su versión actualizada, ofrece como novedad un módulo de aplicación, dirigido a niños a partir de los 12 meses, con lo que se abre la posibilidad de una detección mucho más temprana.

El ADOS-2  es una de las pocas pruebas validadas para el diagnóstico de autismo. En el Perú existen pocas instituciones que disponen de esta herramienta, pues para su empleo se necesita de un entrenamiento especial. IMLA es una de estas instituciones que aplica este método pues dispone de profesionales en Psicología entrenados  y certificados para la aplicación clínica de esta herramienta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *