Niños con deficiencias sensoriales y sus características

Si a su niño le cuesta prestar atención, no responde académicamente, se muestra irritable, le disgusta cierto tipo de estímulos (sonoros, visuales, olorosos), no tolera los ruidos fuertes, come solamente ciertas texturas y sabores, es torpe y, en general, tiene dificultades para aprender algo nuevo; entonces podría tratarse de niños con deficiencias sensoriales.

El niño desde su nacimiento recibe información de su entorno mediante los sentidos, que le permiten desarrollar habilidades motrices fundamentales para su aprendizaje y formación, lo que es conocido como “desarrollo sensoriomotriz”.

Sí en este proceso, presenta dificultades en su capacidad para interpretar estos estímulos, será un niño con trabas para aprender y desempeñarse adecuadamente en la escuela y en otras áreas. Aun teniendo un alto coeficiente intelectual, será un niño con habilidad para responder verbalmente, pero no para escribir.

Más adelante enfrentará también inconveniente para desenvolverse en un deporte y socializar; en la secundaria será un niño sin hábitos para el estudio; se mostrará muy inteligente, pero no tendrá cuadernos y será muy desordenado tanto de su aspecto personal como en llevar sus obligaciones.

En la actualidad se presentan casos de niños con este problema, debido a que se ha perdido la práctica de juegos libres a campo abierto como las escondidas, pega y móvil, kiwi, etc, los cuales favorecían de forma natural al desarrollo de habilidades. Ahora, los espacios del niño son más pequeños y limitados.

Los hábitos alimenticios como el comer una fruta o jugo, luego del almuerzo, han sido reemplazados por estilos de vida más sedentarios: alimentación más sintetizada y la práctica de juegos electrónicos.

Todos estos cambios no sólo han perjudicado el desarrollo de habilidades sino la calidad de alimentación y desarrollo proteico cerebral y nutricional. De allí que la obesidad y el sedentarismo vayan de la mano con alergias, problemas para el sueño, sensibilidad a las fracturas, enfermedades virales, etc.

Si detectan algunas de estas características en su niño, acudir a un centro especializado, donde serán orientados, sí el problema es tratado a tiempo, antes de los 10 años, los resultados serán muy positivos.

Pueden contactarse con nosotros llenando el formulario de solicitud de orientación en el siguiente ingreso.

2018-11-07T14:41:06+00:00

Deje su comentario